jueves, 4 de abril de 2013

El Legado de Montegrás

Hace tiempo que conozco el proyecto de Paco (para muchos, Vadelino) y estoy realmente contento con que al final haya salido a flote.
Fue una sorpresa cuando se dirigió a mí para contarme este proyecto, pero supongo que lo hizo porque su situación no me era del todo desconocida: quería escribir una novela ambientada en el universo de Glorantha.
Estoy muy agradecido por sus elogios iniciales, pues me dio a entender que mi trilogía le había dado el empujón necesario para ponerse a escribir su novela. Desde el principio me dejó claro que su historia no tenía nada que ver con la mía. Mientras que yo estoy intentando narrar una gesta que si bien empieza como una aventura pequeña, un viaje arriesgado, acabará siendo una epopeya épica de dimensiones divinas, la suya es una historia de pícaros, de supervivientes poco escrupulosos, de más mugre que gloria.
Mis héroes contra sus anti-héroes.
Además, desde un principio tenía claro que su historia se desarrollaría por el occidente gloranthano; qué ganas de viajar hacia occidente teníamos. El occidente de Glorantha es una tierra que desconozco por completo, pero que seguro resultará muy atractiva a todos los amantes del medievo, de la brujería y el ocultismo...
Me gusta el detalle de que su aventura comience en un lugar cercano al lugar donde empieza la mía. Ambas parten desde un territorio similar, desde un lugar próximo al Paso del Dragón, el centro del mundo, y se dirigen a lugares completamente opuestos. Oriente contra occidente.

Mientras esperaba que llegasen los permisos necesarios para escribir la historia ambientada en Glorantha por parte de la editorial MoonDesign, Paco me envió el principio de la historia en formato electrónico... y hoy, con el libro hecho y derecho, me pongo a leerlo en papel; ya os contaré qué tal.
Me gusta que con su iniciativa, el occidente gloranthano quede también retratado en una novela. Yo mismo no tenía claras muchas de las cosas que seguro voy a  aprender cuando la termine.


Me hizo una mención que sólo los seguidores de la mitología gloranthana entenderán, y es que vino a decir que mi novela había abierto el "sendero mítico" de esta nueva "búsqueda heroica" que era la novelización de partidas en Glorantha. Bueno Paco, pues ahora ya no estoy sólo. Como los "héroes" gloranthanos, tú también has empezado a recorrer tu propia "búsqueda heroica".
¿Que de qué estoy hablando (se preguntarán los profanos)? Pues de.... a leer y a jugar en Glorantha, hombre, que no lo vamos a explicar todo.